Cuando una mujer en las semanas posteriores a dar a luz sufre una depresión se considera depresión postparto. Es una enfermedad mental que suele darse con cierta frecuencia y que normalmente no dura más de dos o tres semanas.

Los estudios indican que más de un 50 % de las mujeres desarrollan depresiones graves, siendo necesario un tratamiento psiquiátrico que impida que esta dolencia se alargue durante meses.

Cuándo puede aparecer la depresión

A lo largo de las primeras semanas o meses después del parto existe un periodo de estrés tanto físico como mental para los padres. Lo cierto es que la madre suele sentirlo con más intensidad; tienen cambios de humor frecuentes, pueden sentirse eufóricas y de repente sumergirse en una inmensa tristeza. Afrontar esos primeros días junto al bebé supone un reto ya que se sienten vulnerables e inseguras ante esa nueva circunstancia.

Pero esta situación suele darse durante la primera semana después del alumbramiento y pasa en uno o dos días, conociéndose con el nombre de “baby blues” o tristeza puerperal.

No se debe confundir la depresión postparto con la tristeza puerperal, ya que ésta última es una experiencia normal que no necesita intervención médica de ningún tipo.
Factores psicológicos, familiares y biológicos pueden contribuir a la depresión.

Se consideran factores sociales a las obligaciones y responsabilidades que le supone a la mujer ejercer de madre. La relación entre los padres y el apoyo recibido por la familia y amigos de ambos también es un factor a tener en cuenta, así como los cambios en los niveles hormonales de la mujer que se suceden al parto.

Casos graves de depresión

Estudios científicos demuestran que en un porcentaje muy pequeño de los casos, en concreto 1 de cada 500 partos, puede aparecer la psicosis puerperal. Es una enfermedad mental grave que se presenta a partir de las primeras dos semanas posteriores al parto y cuyos síntomas van desde estados de confusión y cambios de humor a estados psicóticos que producen alucinaciones.

Normalmente aparece en mujeres con cuadros clínicos de psicosis  o antecedente familiares del mismo tipo.

El estado mental de la madre en esta situación supone un riesgo para el bebé, por lo que es necesario  el tratamiento de la psicosis puerperal mediante fármacos o en casos más extremos y si así lo considera el especialista utilizar terapia electroconvulsiva.

 

One Thought on “Depresión postparto

  1. Pingback: Endometriosis | Todo sobre la salud

Post Navigation